EL FRENOPÁTICO DE LA CALLE GÉNOVA

El PP parece, si no lo es, la casa de los líos. El gobierno de PSOE y UP ha pasado la mayor pandemia en 100 años, llegó el temporal Filomena, ha explotado un volcán en zona habitada, y la oposición hace el mayor ridículo de la edad moderna.

Lo de las cremas de Cifuentes ya apestaba a fuego amigo, de rencillas que van mucho más allá que diferencias políticas; fueron muestras de pasiones desatadas, mientras un expresidente y un ex vicepresidente hacían penitencia en el penal de Soto del Real. Al final no se supo (o al menos no se publicó) quien tuvo guardadas las cintas para filtrarlas en su momento oportuno. Lo conocido hoy va más allá de cualquier lógica que no pase por la psicopatología de celos, envidias e inseguridades personales, desde la carencia de unos mínimos valores éticos para dedicarse a la cosa pública.

Será difícil saber quien ha tirado de la espoleta al facilitar la información, simultáneamente, al Confidencial y al Mundo. Lo que a día de hoy se sabe es que la cúpula de Génova, con Casado al frente, no tiene pruebas del posible delito cometido por Ayuso y/o sus allegados. Que esas sospechas le fueron facilitadas a los dirigentes del PP en una visita a Moncloa.

Ayuso ha salido a dar la cara, Casado ha preferido lanzar a la arena a su subalterno. Poco dice a favor de Casado, salvo que tenga preparada una comparecencia mañana con pruebas. No se puede pedir a nadie que pruebe su inocencia, el que acusa arrostra el peso de la prueba.

Ayuso es el mayor valor electoral del PP, es la única líder autonómica con fuerte tirón fuera de su comunidad. Ha tomado decisiones arriesgadas durante la pandemia y, casi todas, le han salido bien; cuando Mañueco intentó copiar las grandes líneas de la campaña de Madrid, las mismas frases sonaban prestadas, huecas.

Casado es un buen orador, un poco sofista en cuanto que es capaz de defender a la singular y valiosa Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz, para cesarla más tarde por ejercer de ella misma y terminar expedientándola. Durante la legislatura más que crecer se ha diluido. Su posición con respecto a Vox le ha machacado toda la legislatura.

El PP se ha quedado demasiado pequeño para que quepan Casado y Ayuso. Lo que se discute es quien será el candidato a las elecciones generales (en 12-18 meses), puede ser uno de los dos, o ninguno de ellos. Feijoo y Moreno pueden intentar pescar en aguas revueltas para aparecer como la “única solución”. Aunque todos, incluido el alcalde Almeida, aparentan mantenerse fuera de un avispero insoportable.

7 comentarios en “EL FRENOPÁTICO DE LA CALLE GÉNOVA”

  1. Inteligente radiografía del “momento” del PP. Luchas de “ego” donde siempre se pierde. Uno, otro. O los dos. Es un hecho cierto que cuando el “yo o tú” aparece pierde el equipo. Y sin equipo la nada. En un dirigente político se asume que la ambición está en su equipaje. Y la inteligencia. Que saben usarla en “momentos mágicos”. Nada de eso se cumple en el sainete actual del PP, partido político del que se espera suceda al actual en el poder. La imagen que se observa del Presidente, actual, del PP y de la Presidente, actual, de la Comunidad de Madrid es decepcionante. Estaban llamados a ser líderes políticos. Y lo que ofrecen es una imagen pésima y penosa de su partido. Del equipo al que representan. Ambos demuestran falta de altura de miras. La que deberían tener. Y no tienen. Triste realidad de un partido con responsabilidades de poder. De antaño. Y de futuro. Aunque así las cosas, es de dudar. Y mucho..

  2. Envidias e inseguridades personales, desde la carencia de unos mínimos valores éticos………
    Es la definición perfecta del momento.
    Gracias Tommas por expresarlo tan bien.

  3. Estoy totalmente de acuerdo. Es difícil comprender la torpeza de Casado y su mano derecha García Egea que, si con el odio a VOX, al que me referí en mi respuesta precedente a ésta, estimo que podría mandarle al tanatorio, se suma el despropósito actual, fomentado principalmente por los celos y la envidia, su autodestrucción le terminará llevándole directamente al cementerio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *