EL UNIVERSO POLÍTICO ESPAÑOL 2021-22

Las dos galaxias principales de nuestro universo político han sufrido importantes convulsiones durante 2021. La galaxia de la izquierda tiene dos estrellas binarias que giran una frente a la otra en lucha frenética por atraer para sí los planetas que les acompañan; las estrella son Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, los dos quieren situarse en esa zona mágica (ricitos de oro) que permite llevarse los votos del centro izquierda. Pedro firme en su estrategia de mentiras de piernas largas que le facilita decir una cosa hoy, hacer la contraria mañana y afirmar impertérrito que él cumple sus promesas. Pedro tiene su mayor problema no en la galaxia de la derecha, sino en esa estrella que ha recogido la estela de Pablo Iglesias y ha sido capaz de hacer un salto mortal, con doble tirabuzón. Ella (Yolanda) comunista de pura cepa cuida su vestuario como candidata al Óscar, se marcha a visitar al papa y sale de su encuentro emocionada y abducida; promete tres veces (como Pedro) derogar en su totalidad la reforma laboral, para agarrar a Garamendi (CEOE) y llevarle a firmar el ajuste a las normas laborales que la Unión Europea le permitían. Gran jugada de trilerismo que le hace terminar el año “centrándose”, tras afirmar que ella no quiere colocarse en el rincón de extrema izquierda; busca disputar el espacio de hegemonía del PSOE, como líder del centro izquierda.

Todo nuestro universo político, económico y social solo puede sostenerse si llegan los fondos europeos y el Banco Central Europeo sigue comprando deuda. La estrategia de Sánchez es alcanzar el 23 sin que el descalabro económico haya llegado a los hogares, desterrar de la memoria de los españoles la imagen dejada por Zapatero de un partido socialista que entrega el país en la ruina; Pedro Sánchez quiere presumir de ser un buen gestor económico. En la UE quieren huir de la imagen de los hombres de negro que tanto perjudicó en la salida de la crisis de 2008. Han decidido dar tregua hasta finales del 22. Pero en el 23 las cosas van a ser diferentes, será un año de ajustes. La programación prevista es convocar elecciones generales antes de que lleguen las reformas duras. Hasta entonces se pueden hacer cosas ligeras, como la reforma laboral. El plan sólo se puede alterar si la materia oscura intergaláctica repite un terremoto similar al de Murcia.

En esta galaxia un poco embustera y aficionada al trilerismo hay un agujero negro que se ha tragado a Pablo Iglesias. Un objeto político que viaja a velocidad próxima a la de la luz, pasó por el parlamento europeo, en el español protagonizó una moción de censura, fue vicepresidente del gobierno, aspiró a asaltar el cielo … y desapareció. Todo en siete años. Gran aficionado a las series de las plataformas de televisión, mantuvo una intensa vida político-sentimental. En conjunto su actuación creo que ha defraudado a su electorado. Prometió lo que no supo hacer, vivió salpicado de pleitos y cambió sus lealtades como el que cambia de camisa. No extrañaría verlo en un reality show de celebridades.

La desaparición de Iglesias condujo como enanas marrones (estrellas en las que en su núcleo no hay fusión nuclear) a Irene Montero y a Ione Bellarra, les acompaña con una luz más débil el primer ministro de consumo comunista, una rareza más propia de un gabinete de curiosidades que de un país moderno del siglo XXI, una broma bolivariana que, de vez en vez, busca hacer una excentricidad para arrancar minutos de popularidad. Estas estrellas no quieren oír hablar de las listas abiertas, son pasajeros de listas cerradas, profesionales de la política; personales a los que dentro de unos años descubrimos en un cargo de la ONU en pago de su vasallaje.

En la galaxia de la derecha se ha instalado un frenopático interestelar. La estrella central (Pablo Casado) ve amenazada su fuerza gravitatoria por la estrella binaria (Ayuso) intragaláctica. El año 21 será recordado como el lanzamiento interestelar de la presidenta de Madrid. Su jugada de convocar elecciones, barrer a la izquierda y expulsar de la órbita a Ciudadanos ha sido muy meritoria. La fuerza de la candidata madrileña fue de tal calibre que descabalgó a Gabilondo (lo arrojó a la constelación del Defensor del Pueblo para que con 72 años inicie allí su andadura) y empujó a otra estrella (Iván Redondo) fuera de la Moncloa a errar por las televisiones en busca de clientes. Aunque el mayor cataclismo se produjo dentro de su propia galaxia, su estrella principal (Pablo Casado) quedó prisionero del pánico, el líder de la derecha no encuentra manera de recuperar su estabilidad; ha convertido la sede de Génova en la casa de los nervios; cada día, cada mañana se ve impelido a aparecer en los medios avistando el apocalipsis y requerir al presidente Sánchez a la convocatoria de elecciones.

La lucha entre el secretario general (Teodoro García Egea) y el jefe de gabinete de Ayuso (Miguel Ángel Rodríguez) no se entiende por parte del electorado. El tirón electoral de la presidenta de Madrid no ofrece dudas; es una mujer que se expresa con la libertad de su tiempo. La galaxia de la derecha tiene dos materias oscuras, una la liberal que facilita el acceso al poder, otra la demócrata cristiana que aparece desde el gobierno y que la aleja de una sociedad que ha iniciado un camino de laicismo de gran velocidad. Cada día que pasa sin que solucionen sus miedos, sus fobias y filias su relación con los electores funciona como fuerzas repulsivas; el beneficiario es una estrella formada por expulsión de materia: Abascal y Vox. El partido gana votos desde la inacción pertrechado de buenos parlamentarios.

Ciudadanos queda como un cometa (sin actividad geodésica) en órbita elíptica, cada vez más alejado del poder en riesgo de abandonar la gravedad del universo de la política.

Dos galaxias periféricas orbitan, la de Cataluña mortecina, con poca fuerza, empobreciéndose paulatinamente en luchas intestinas. La segunda galaxia está especializada en hacer acopio de energía (euros) cada vez que se aproxima una votación decisiva en la Carrera de San Jerónimo.

8 comentarios en “EL UNIVERSO POLÍTICO ESPAÑOL 2021-22”

  1. Tomas,vaya articulazo¡¡¡¡¡¡¡,esa conjunción enttre Pol´tica y Astrofísica es sublime….hace mucho tiempo que no leía un artículo tan bueno y tan compenetrado,y como siempre haces un análisis muy certero….solo una pequeña discrepancia en cuanto a Ayuso,aún reconociendo todo su mérito y valía,es cierto que se ha emcumbrado y sus resultados han sido no solo históricos en cuantía si no sobre todo por el efecto «limpieza» de la oposición de turno,pero no es menos cierto que estas estrellas,a veces son fugaces…. y no conviene venirse tan arriba sin freno ni control,por otra parte la lealtad en los partidos es necesaria y esencial en aras del objetivo final,es muy joven y debe autofrenarse en su dialectica y actitud,y sobre todo,no olvidar que el PP no solo es Madrid-
    Abrazo fuerte y Felices Navidades.

  2. Dos años hasta las próximas elecciones parecen toda una eternidad y mucho me temo que vamos a lamentar a tenor de lo acontecido en 2021. No parece que 2022 vaya a mejorar en nada, quizás aparezca un agujero negro supermasivo que todavía lie más la cosa. Espero que al menos el COVID se estabilice, como el volcán de la Palma y podamos seguir adelante a pesar de la gestión política. Feliz Navidad Tomás 🎄

  3. Una crónica política muy divertida que ameniza la descripción de lo que hay. Leer ésto es más amable que escuchar el noticiero y coloca a los actores fuera del contexto del planeta Tierra, en el que nos andamos día a día. Anda y que se vayan al espacio, con sus cuitas de pandilleros adolescentes!!
    Y por cierto, agradezco al autor, el haberme movido a buscar que significa «ricitos de oro». Por un momento pensé que se trataba de la descripción capilar de una de las estrellas….y no, no lo es!!
    https://ciencia.nasa.gov/science-at-nasa/2003/02oct_goldilocks

  4. Todo un articulazo Tomás. Muy original esa articulación entre Política y Astrofísica. Muy claro y convincente. Ojalá la galaxia de la izquierda con sus estrellas dominantes y galaxias periféricas tengan una catástrofe antes de las próximas elecciones. Me hubiese gustado un comentario más explícito sobre cómo ves tú la tensión entre Ayuso y Casado, tensión que creo está perjudicando al PP.

  5. Je, je, qué bien me lo he pasado leyendo este artículo, Tomás.
    La parte de Iglesias el fugaz, de dulce…
    Enhorabuena y gracias por el rato.
    Más, por favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *