HEMOS PERDIDO TODOS

La votación del pasado jueves para aprobar la reforma laboral ha resultado una sesión de sainete político; ha sido la muestra del bajo nivel ético de nuestros parlamentarios, bien pertrechados para la picaresca y el engaño, carentes del sentido de responsabilidad institucional que merece un parlamento democrático.

En la sesión del Congreso hemos perdido todos.

Ha perdido Yolanda Díaz que pretendió engañar a todos todo el tiempo. Hizo collera con Adriana Lastra para prometer a Bildu una derogación íntegra de la reforma laboral que hizo el gobierno de Rajoy. Con posterioridad, en sede parlamentaria, ante el asombro de su colega Calviño aseguró que la derogación sería total. La dependencia española del dinero de la Unión Europea la obligó a realizar una faena de aliño con los líderes sindicales como subalternos, necesitados de los fondos de formación para mantener sus costosas organizaciones. Empujó a Garamendi hasta el pretil, pero todo era insuficiente para las expectativas que había generado entre sus socios de ERC y Bildu; la abandonaron al mismo tiempo que entreabrían la puerta del final de la legislatura.

La operación de imagen protagonizada por la candidata Díaz, cantada en loas por el ínclito Iván Redondo, para disputar a Sánchez la hegemonía de la izquierda está muy tocada, casi hundida. El caro vestuario desplegado por la gallega puede terminar en los almacenes de Cornejo.

Ha perdido el frívolo Bolaños, que compara la votación del Congreso con un partido de fútbol que se pierde en el último minuto, por un gol en propia meta. Alguien que da esta explicación en una emisora de radio se autocalifica y muestra su doctorado en la picaresca y el embuste. Su intento de laboratorio de girar hacia el centro el gobierno ha fracasado. Según los medios, la estrategia de sacar adelante la votación con una mayoría alternativa salió de la misma factoría que el vodevil de Murcia.

Ha perdido Casado empequeñecido y desdibujado, más preocupado de vigilar a Ayuso y a Abascal que de realizar su labor como jefe de la oposición. Pablo Casado perdió la oportunidad de aparecer ante la opinión pública, inmediatamente después de conocerse le escaso calado de la reforma laboral, para mostrar su apoyo al acuerdo alcanzado entre sindicatos y patronal. Podría haber sido una bomba de racimo entre los compañeros de parlamento que apoyan al gobierno (Bildu, ERC y Más País especialmente). Los populares pueden verse en el año 23, lanzados a las elecciones, con un candidato que despierta muchas dudas.

Ha perdido UPN. Tres diputados, dos votos no y uno si. Sólo faltó que hubiera una abstención. No se puede censurar que un diputado defienda su independencia de criterio para ejercer el voto, pero resulta extraño que se aleguen motivos de conciencia frente a una reforma laboral. La libertad de voto tradicionalmente se solicita ante temas como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo género, etc. Ante una reforma laboral de poco calado parece más una libertad de voto por motivos tácticos.

Ha perdido Sánchez por la falta de legitimidad. Es muy difícil defender la aprobación del decreto ley ante los hechos de un diputado, literalmente, en la puerta del hemiciclo, antes de comenzar la votación, solicitando entrar para modificar su voto. No puede valer todo. En Bruselas este acontecimiento sólo puede desprestigiarle ante la negociación para traer los fondos de recuperación.

Ha perdido la institución, por el grave error de la presidenta Batet de no convocar a la mesa del Congreso para decidir si dejar entrar o no al diputado que pretendía modificar el voto emitido telemáticamente. Se pudo haber hecho antes de iniciarse la votación y habernos ahorrado esta bochornosa jornada. La presidencia no es de un partido, sino de todos los grupos. Su error añade dos paletadas de desprestigio a la institución.

Vamos a perder todos los ciudadanos ante la judicialización del incidente. Hay una ley en vigor que los tribunales, en fecha desconocida, pueden declarar nula; si esto llegara a ocurrir vendrá un aluvión de demandas de españoles a los que se les aplicó una ley declarada nula.

14 comentarios en “HEMOS PERDIDO TODOS”

  1. Una auténtica y magistral lección de realidad. No podría analizarse y comentarse con mayor claridad y contundencia, la vergonzosa y humillante sesión que nos ha deparado ( efectivamente a TODOS) , lo ocurrido en el Congreso.
    Enhorabuena.

  2. A pesar de conocerte, continúa sorprendiéndome tu capacidad de analizar y expresar la realidad (triste) que vivimos.
    Enhorabuena, una delicia leer tus comentarios.

  3. Descripción clara de la clase política que nos toca sufrir, reflejada en un acontecimiento tan bochornoso como el vivido en el Parlamento.
    Coincido plenamente contigo en la oportunidad perdida por Casado para reivindicarse como jefe de la oposición, haberse postulado para presidente del gobierno y haber dinamitado la coalición actual.
    Enhorabuena Tomás

  4. Efectivamente, perdemos todos porque hemos asistido a un ataque (casi) letal a la democracia perpetrado por una banda de golfos. Muy bueno tu comentario

  5. Diseccion de cirujano,,claro,conciso y acertado.Efectivamente,sto no es bueno para nadie,pero quien más tiene que perder(Casado),por eso de las expectativas,no ha estado fino en esto,inmejorablel ocasión para haberse postulado como lo que debe ser un futuro Presiedente de un Pais.Pierde España,como siempre.
    Julio Serrano

  6. De acuerdo contigo, Tomás y tan cabreado como tú con esta cutrez parlamentaria que no está a la mínima altura ni con asuntos del calado de una de las piezas claves y que peor funcionan en nuestro país, el mercado de trabajo. Si no se puede poner uno serio con ésto, ¿con qué entonces…?
    Doloroso sainete y todos a vocear…
    Sólo hay una cosa en la que te confieso que no estamos de acuerdo. En mi opinión, la reforma no es mala. No es la mejor, pero parece medianamente buena y sobre todo posible.
    Dejo aquí para todo el que quiera el análisis de dos compañeros que son expertos de los de verdad y que han vivido desde primera línea su gestación:
    https://documentos.fedea.net/pubs/fpp/2021/06/FPP2021-07.pdf
    https://cincodias.elpais.com/cincodias/2022/01/27/legal/1643301082_863632.html
    Ah, y muchas gracias por seguir ocupándote de esta desasosegante realidad.
    Un abrazo,

  7. Certero el artículo, Tomás. ¿Qué estarían diciendo los medios de comunicación nacionales e internacionales si hubiera estado el centro derecha en el poder?. ¿Y la calle?. Es una pena que nuestros políticos valoren en tan poco nuestras instituciones, y no haya una sociedad civil que las defienda con contundencia por encima de ellos y exija responsabilidades.

  8. Tomás, enhorabuena de nuevo. Muy claro y conciso. Totalmente de acuerdo, en concreto en lo de la oportunidad perdida por Pablo Casado. Perdemos todos, pero no solo ahora…; llevamos mucho tiempo así.

  9. Al leer el artículo sobre las elecciones en CyL, me he topado con este que por razones “tecnológicas” no lo había visto.
    Buen artículo y estoy de acuerdo en todo lo que dices, excepto en que perdió Sánchez. Es cierto que ganó la votación de carambola, pero fue el único que ganó algo, pues ganó l votación con las premisas que había con impuesto a Yolanda Díaz. Lo de Casado lamentable, no sabe dónde va.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *