PABLO CASADO, UN FOGONAZO EN EL TÚNEL

Me gustó Pablo Casado en el debate. Tuvo oportunidad, contenido y puesta en escena. Quizá se excedió en los comentarios más personales y en algunas analogías que pudo omitir, sin que el mensaje hubiera perdido consistencia. El líder del PP salió victorioso de una cita en la que la mayoría le veía como víctima propiciatoria, de la moción de Abascal contra el gobierno de Sánchez e Iglesias.

El día anterior el candidato se fajó con el presidente y con la pléyade de grupos nacionalistas con los que estuvo luchador, sin perder la cara, en ocasiones devolviendo golpes como los que recibía, cuando llamó Supermán a Rufián.

Casado demostró tener pegada, se vio favorecido por los turnos y por la estrategia de mantener en secreto el sentido del voto del grupo conservador. La rapidez con la que Sánchez salió, en un turno extraordinario, a ofrecer a Casado la “congelación” del decreto que modifica la elección de los miembros del consejo General del Poder Judicial, para alcanzar un consenso con los populares, puede hacer sospechar que ha habido una negociación previa. También se atribuye a Ángela Merkel y a Ursula von der Leyen  un papel de mediadoras y/o de asesoras de Pablo Casado.

Pero esa media hora de discurso y su contra réplica es sólo un fogonazo de luz en medio del oscuro túnel por el que corre nuestro país. Los problemas siguen presentes y desde el sismo de 2008 España ha ido encadenando una serie de crisis; primero económica, a continuación del sistema de partidos y de representación de los mismos, después se trasladó al ámbito social; los independentistas catalanes provocaron el mayor seísmo territorial desde la guerra civil, el rey abdica y se auto exilia, al final el virus sars cov 2 hace que España lidere las más nefastas clasificaciones en relación con la pandemia. Es una evidencia internacional; las publicaciones más prestigiosas del mundo se han hecho eco de las pésimas cifras  que arroja el efecto del puñetero virus en nuestro país. Un grupo de élite de la ciencia ha solicitado una auditoría independiente que determine las causas de la catástrofe sanitaria. La crisis se hace institucional y de liderazgo.

No sé si son crisis simultáneas, concéntricas o encadenadas, pero dejan al país en una situación muy delicada. En el aspecto económico necesitamos la ayuda exterior, por segunda vez en 12 años, para atender las necesidades del Estado y mantener la paz social. En el aspecto institucional tenemos varios presidentes autonómicos que han pasado por prisión o han  sido condenados en firme por desobediencia, otros están a la espera de sentencia, alguno pendiente de juicio, por último uno sesteando en Waterloo prófugo de la justicia.

Todo Estado debe garantizar su integridad territorial, los derechos y libertades y proveer los servicios básicos de salud, educación y pensiones mediante la adecuada redistribución de la riqueza a través de los impuestos; todo ello con un coste razonable que permita el desarrollo de una economía privada generadora de empleo. Que nuestro Estado de las Autonomías se muestre incapaz de coordinarse para hacer frente a la emergencia sanitaria debería hacer reflexionar a toda la clase política.

Bastante más que un discurso bien construido en una buena oportunidad necesitamos como cura.

El retroceso sufrido en la última década es prístino, en la actualidad somos la economía número 14 (en 2019) del mundo, lejos del top 10; nuestra renta per cápita nos coloca en el puesto 34 (de 196); en la educación vamos en el furgón de cola de la OCDE; es un alivio que los políticos no puedan, de momento, reducir nuestra esperanza de vida, detrás de Japón somos los más longevos (sin tener en cuenta a Andorra, San Marino, Hong Kong y Suiza).

10 comentarios en “PABLO CASADO, UN FOGONAZO EN EL TÚNEL”

  1. Hola Tomás. Como es habitual en los analisis de la situación social y política que haces en tus artículos, queda bien reflejado lo que va ocurriendo y tus reflexiones acertadas a mi forma de ver. No sé si hubiera sido oportuno o bien en próxima ocasión, comentar el «impacto» que tendrá la nueva postura del PP en los partidos que apoyan al PSOE en la ingobernanza del Estado Español. Mucho me temo que las aguas volverán a su cauce y continuará la crispación social que lleva tiempo instalada en la ciudadanía .
    Un abrazo
    Angel Morán

  2. Magnifico Tomas, pero todos queremos mas. Mojate y danos tu opinion sobre las perspectivas a corto plazo, en los proximos dias o semanas que nos tocara sufrir, a unos mas y a otros menos.

  3. Tomás, gracias por dar un poco de luz a la evolución de los últimos años y las consecuencias de tener a los peores gestores en los momentos más críticos de España.
    Aún así, todo esto tendrá unas consecuencias, principalmente sociales y económicas ¿cuáles crees que van a ser a corto y medio plazo?
    A largo plazo esta claro que le dejamos un país hipotecado a las próximas generaciones.
    Gracias por tus análisis

  4. Hola Tomás!!
    Gran artículo, donde se hacen reflexiones certeras y análisis constructivo, sin apreciarse sesgo político, desde la prudencia y la imparcialidad del q escribe, que son los ojos y la opinión de una parte muy importante de la población q nos preocupa el devenir del país, muy alejados de sentirnos representados por quienes toman decisiones continuamente partidistas y con visión cortoplacista.

    Me encantaría un artículo tuyo sobre la educación actual, tan degradada y manoseada, porqué esa realidad no sé aborda de forma consensuada, cómo se podría mejorar, y que criterios podrían ser un punto de partida.

    Un saludo,

    Paco (Amaya)

  5. Otra vez(como siempre),acertado y riguroso análisis de la actualidad Política.Celebro que compartamos el mismo criterio en cuanto a la intervención de Pablo Casado,la cuestión es,como dice algun interviniente anterior,si esto modificara de alguna forma el «tablero político actual»,(obviamente en cuanto a intenciones,pues los resultados actuales y en vigor,son los que son).La auténtica realidad es que siempre que ha gobernado el centro derecha en este Pais,ha sido desde la moderacion,los extremos y radicalismos de cualquier signo,ni son buenos ni aportan tranquilidad(tan necesitada),hora es pues de dejarse de posturas enconadas y remar lo más aunadamente posible en lo que toque en cada momento,y ahora más que nuncva.
    Abrazo virtual.
    Julio Serrano

  6. Una radiografía precisa de la intervención de Pablo Casado, cuyo acertado diagnóstico, en términos generales, comparto con Tomás. Digo en término generales porque, si bien estoy de acuerdo que su discurso puede calificarse , dadas las circunstancias, como adecuado e incluso brillante, en mi modesta opinión, se excedió innecesariamente, en sus alusiones negativas respecto a VOX-
    Muchas gracias por seguir ilustrándonos con tus opiniones sobre la complicada situación que atraviesa nuestra España, atacada en tantos frentes, unos provocados y otros naturales.

    Un abrazo

  7. Sin ánimo de competir en elogios con los precedentes, me ha gustado mucho el título de tu artículo, es una metáfora estupenda , un gran hallazgo. No sólo es muy descriptivo, como tú explicas, sino que permite al lector interpretar el fogonazo según su estado de ánimo. Me temo que el túnel sea tan largo y tenebroso que lo del fogonazo sea una mera anécdota y no el anuncio de un festival

  8. Creo que Casado ha hecho un giro estratégico para ocupar el espacio del centro político. Con ello intentará quedarse con el voto de Ciudadanos y el sector moderado de la izquierda. Tiene sus riesgos, pero era obligado si quiere tener buenas perspectivas electorales y arrinconar al PSOE más hacia la izquierda.
    El discurso contra Abascal no es más que puro teatro, porque este giro del PP beneficia a VOX, que ahora queda como el partido de derechas. El enfado de Abascal no tiene importancia, porque forma parte del juego político y pasará a la historia como uno más. Las enemistades que escenifican los políticos forman parte del juego.
    Por otro lado, la sutil tutela que ejerce Alemania sobre España me parece positiva, porque significa que tenemos aliados que velan por nuestros intereses.

  9. Menos mal Tomas que los políticos no puedan reducir nuestra esperanza de vida, por desgracia de eso se está encargando la pandemia por desgracia.
    Tu análisis fantástico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *