TERREMOTO DE MURCIA, TERCERA PARTE (El Cid cabalga de nuevo)

 

En mi último comentario decía que socialistas y populares se habían peleado en la casa de Ciudadanos, dejando el escenario destrozado, más tarde se marcharon bajo juramento de odio eterno y pelea próxima.

Los celos se han apoderado de Iglesias

Pero Pablo Iglesias no ha soportado que la actualidad política sea trepidante sin su presencia. Los celos se han apoderado de Iglesias. El protagonismo de la factoría de Redondo no es admisible para él. Necesita salir al ruedo y reclamar que todas las fuerzas de izquierdas de la CAM se pongan detrás de él para combatir a la pérfida Ayuso. Ha considerado que su presencia en la cabeza de la lista electoral es elemento imprescindible para salvar a los madrileños del fascismo rampante.

Es la política teatro por excelencia. Lunes por la mañana, para dar alimento a los noticiarios. Video “urbi et orbe”, vuelve el Cid a cabalgar.

Esta nueva réplica del terremoto murciano tiene consecuencias locales (Madrid) y nacionales.

Para aspirar a la presidencia tiene que ganar las elecciones, no solo a la derecha sino también al PSOE

Entre las consecuencias locales. Aunque cada día es más complicado adivinar cuáles son las intenciones de nuestros políticos, es de suponer que Iglesias sacrifica su vicepresidencia por la presidencia de Madrid, no por una vicepresidencia sin agenda internacional y de menor presupuesto. Para aspirar a la presidencia tiene que ganar las elecciones, no solo a la derecha sino también al PSOE. Actualmente en la Asamblea madrileña hay tres grupos de izquierdas, de mayor a menor, los socialistas con Gabilondo, los de Más Madrid con Mónica García y el grupo de Unidas Podemos con Isabel Serra (estuvieron a punto de no alcanzar presencia parlamentaria por rebasar escasamente el 5 % mínimo).

Iglesias supongo que espera acaudillar una sola lista de izquierdas presidida por él. Para ello tiene que sacrificar a Gabilondo y a Mónica García. Lo de Gabilondo lo tiene más que difícil, si sólo consigue absorber a Más Madrid, enfrentarse al PSOE y al PP tendría una dificultad añadida.

La campaña estará tremendamente polarizada. La presencia de Iglesias en la campaña, en mi opinión, no aumenta el voto de la izquierda; los votos que previsiblemente pierda Ciudadanos irán al PSOE y (¿mayoritariamente?) al PP, muy difícilmente llegará algo a Podemos. Luego Iglesias tiene que pescar votos en el caladero de PSOE y de Más Madrid, pero así no aumenta el conjunto; lo que sí conseguirá es disminuir al mínimo la abstención del electorado de izquierdas. Ahora bien, la movilización de los votantes del PP también puede ser histórica. Luego el aumento del trozo de tarta para la izquierda no la veo fácil.

En la derecha se producirá un efecto de succión de votos del electorado de Ciudadanos y de Vox por la candidatura de Ayuso

En la derecha se producirá un efecto de succión de votos del electorado de Ciudadanos y de Vox por la candidatura de Ayuso, bajo la premisa del voto útil y de mover el miedo al “social-comunismo”. En todo caso el PP y Vox se van a volcar en la campaña. La ciencia política indica que Ayuso debe situarse hacia el centro derecha para recoger los votos huérfanos de partido centrista.

Ciudadanos en Madrid lo tiene absolutamente cuesta arriba. El candidato oficial (Aguado) aparece como muy poco apreciado por el electorado, la imagen del partido por los suelos y la amenazadora sombra del voto útil parece condenarle a un resultado de irrelevancia, que le deje como fuerza extraparlamentaria. Los resultados de las encuestas aparecidas abonan esta idea.

A nivel nacional la salida de Iglesias del gobierno  marca el final de la legislatura

A nivel nacional la salida de Iglesias del gobierno  marca el final de la legislatura. La planificación sería esperar una cierta mejora económica para nuevas elecciones en la primavera del 22; ahora ya no hay tiempo. Después del 4 de mayo empezará una cuenta atrás para encontrar una coyuntura en la que encajar la nueva convocatoria de elecciones generales.

Iglesias sale del gobierno con un balance de menos hechos que conflictos, ha sido un miembro del gobierno que ha estado más en la oposición que en apoyo de sus compañeros de gobierno. Si no puede acceder a la presidencia de Madrid parece que iniciaría su salida de la política.

4 comentarios en “TERREMOTO DE MURCIA, TERCERA PARTE (El Cid cabalga de nuevo)”

  1. ¡Qué rápido, qué prolífico y qué certero, Tomás!
    Estamos metidos (o nos meten) en un circo político en el que cualquier mindundi dice aquello de “más difícil todavía “ y, por eso, las noticias se acumulan no en días, sino en horas.
    Y todo, por soberbia, por engreimiento, por estupidez….
    Mientras tanto, nuestra nación sufre una situación muy grave y esta pandilla, a lo suyo.
    En fin….
    Un abrazo

  2. Tomás,casi te adelantas al «notición»,que rapidez y que mente tienes mas privilegiada……
    Lo tiene muy,pero que muy crudo Pablo Iglesias,este hombre tiene un ego tan instalado en su ADN,que él «por si solo,»,piensa que aglutina todo el voto que no sea centro derecha,en el fondo es un poco iluso….hoy ya le ha salido el primer gran contratiempo,la candidata de Mas Madrid,para nada está dispuesta a ceder la cabecera de cartel en una posible coalicion….
    Tu análisis me parece acertadísismo,si las cosas no se tuercen,tengo la sensación que el centro-derecha actuará con cabeza,y se buscará el voto util,sería imperdonable que no volviera Madrid a ser gobernada por la derecha,por intereses particulares y partidistas.
    Ahora,eso sí,preparemosnos para la campaña más sucia que hayamos vivido,Madrid es demasiado importante como para que no se utilicen los peores y más adyectos métodos y artimañas que la Política ofrece.Madrid debe seguir siendo,motor de la economía y ejemplo de libertades.
    Un abrazo
    Julio Serrano

  3. Muy bien centrado el tema, Tomás.

    Parece que el gran proyecto sanchista empieza a resquebrajarse antes de lo que tenía planeado, y puede provocar un reagrupamiento de la derecha en lugar de su desaparición como pretendía la batería de mociones de censura autonómicas. La fiesta la va a pagar CS.

    Un abrazo,
    Enrique

  4. Como de costumbre, nos ilustras con una visión lúcida y concisa sobre el bombazo.
    Intuyo que todo esto pudiera ser. acaso. , una maniobra más de los subterráneos de la Moncloa para quitarse de encima el lastre del incompetente , pero superconflictivo Iglesias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *